Puede ser una cuestión confusa y sus preguntas serán bien recibidas. Estos son algunas preguntas en las que puede pensar al tomar su decisión.

“¿Tengo alguna ayuda financiera disponible?”

Si recientemente perdió su trabajo, se convirtió en empleado autónomo o comenzó a trabajar por cuenta propia, existe la posibilidad de que califique a algún tipo de crédito fiscal o a un programa de costos compartidos. Nunca está demás preguntar.

“¿Hay un deducible?”

Los planes con un deducible alto pueden ser una buena opción si consulta al médico de vez en cuando. Los planes con un deducible bajo pueden ser una mejor opción para usted si consulta a un médico a menudo o tiene alguna condición crónica.